Descubre qué es la Terra Sigillata, su origen, utilidad y tipos existentes

En este artículo me gustaría explicar qué son las terras sigillatas y su origen ancestral. Haré un repaso a través de los distintos tipos existentes y conoceremos su importancia histórica.

Me gustaría acercarme a ello desde la visión de ceramista, sin ánimo académico, ni querer entrar en el debate arqueológico, o en polémicas muy alejadas de mi alcance.

Si estás interesado en la parte práctica de esta disciplina, te recomiendo mi curso de terras sigillatas. También puedes echar un vistazo a otras clases y cursos de cerámica que imparto en mi taller.

¿Qué es la Terra Sigillata?

Terra Sigillata, es una palabra Latina de origen Romano que significa tierra o Cerámica sellada, Haciendo referencia a la marca del autor, o al sello personal del alfarero.

También se conoce dicho término como un acabado cerámico, mezcla de agua y arcilla del que se obtiene un engobe refinado, o engobe coloidal, en donde las partículas más pequeñas de la arcilla dotan a la pieza de un aspecto brillante, y se utiliza para pintar e impermeabilizar las piezas.

Este tipo de cerámica se reconoce por sus tonos más o menos brillantes que van del naranja al rojo, acabando en el marrón, dependiendo de la cantidad de capa aplicada, o al color de la tierra y del barro soporte.

Orígenes de las Terras Sigillatas

En su origen, la cerámica de terra sigillata romana es como una continuación similar a la cerámica Aretina, (de Arezzo- Italia) y su cronología, (desde un punto de vista arqueológico) se remonta desde el siglo I, hasta la decadencia y caída del imperio, pero muy cierto es que la terra Sigillata también es usada en nuestros días en numerosos talleres artesanos.

Cabe destacar que las arcillas refinadas y los acabados con engobe coloidal ya son empleados desde siglos anteriores por los griegos y su radio de expansión en el mundo mediterráneo, y también en civilizaciones de origen precolombino en lo que ahora se llama Latinoamérica.

Casquotes de sigillata Romana
Casquotes de sigillata Romana

Engobe, rojo, engobe negro

Volviendo a lo más estricto del término, se considera terra sigillata a los engobes decantados, o refinados, realizados con arcillas de la familia de las terracotas de baja temperatura, y que dan tonalidades rojizas. Estas piezas de cerámica, según casi todos los estudios de arqueología, comprenden los periodos ya antes mencionados

Cabe destacar que, desde un punto de vista técnico, el paso de los acabados ya sea rojo, o negro, no implica modificación en la composición del revestimiento o «engobe». Se trata única y exclusivamente de un cambio de atmosfera en la cocción.

¿Quieres leer más contenidos como este? Suscríbete a la newsletter y te avisaré cada vez que publique nuevos contenidos.

Dicho «Engobe» era arcilla, normalmente de la misma extracción que la utilizada para hacer el vaso, con ciertas propiedades químicas, o elementos en su composición que le confieren brillo; además debe adoptar, al finalizar la cocción, un color que permanecerá invariable al enfriarse. El «engobe» puede aplicarse a pincel, por inmersión, o por vertido y según la cocción sea a fuego reductor o a fuego oxidante, la vasija saldrá negra o roja.

En ese tipo de cocción reductora, fueron grandes maestros los griegos, alcanzando periodos de esplendor artístico en la época clásica, (figuras rojas- figuras negras), y también los Etruscos.

En cambio, los Romanos desarrollaron otra técnica de cocción, así como otras formas de decoración. Hay que tener en cuenta que la cocción oxidante que hacían los Romanos exigía hornos más perfeccionados que la reductora. Para proteger las piezas de todo contacto con las llamas y el humo, se debía colocar tubos verticales entre la parrilla y la bóveda. Así se explica que el refinamiento que exige la técnica de la sigillata comportara una etapa de ensayos y tanteos, de modo que en las producciones «precoces» (itálicas, gálicas o hispánicas) son frecuentes las piezas defectuosas sea respecto al engobe, respecto a la cocción o a ambos a la vez.

Hornos Romanos de la Graufesenque - Francia
Hornos Romanos de la Graufesenque – Francia

Métodos de producción y ejecución de la Terras Sigillata

Para la producción de la cerámica de Terra Sigillata, se empezó a realizar moldes, normalmente de arcilla un poco más refractaria para que absorbiese la humedad de las piezas, dichos moldes no se barnizaban, y en su interior, ya sea con punzón o por medio de sellos estampados se hacia la decoración deseada, rebajando el barro del molde y creando relieve, para que luego cuando se imprimía con la arcilla húmeda a modo de apretón, se quedaran grabados los motivos de la decoración.

Las piezas se acababan y completaban con bordes y pies hechos con plantillas y que contribuían a la rapidez del proceso, y a la homogeneidad de la producción.

Moldes y sellos para estampar
Moldes y sellos para estampar

Periodos históricos

Según los estudios realizados, la Terra Sigillata, se engloba en cuatro bloques diferenciados, que corresponden a los diferentes países y zonas en donde se trabajo con esta técnica dentro del mismo imperio Romano.

Itálica

A mediados del siglo I a.C. se inician en Arezzo los primeros ensayos para obtener vasos de engobe refinado rojo, esta forma de trabajo se realizo a modo de continuación de los vasos campanienses realizados por los Etruscos, que solían ser de color negro.

En el último cuarto del siglo I a.C. la producción aretina ya es de buena calidad, y consigue un espacio muy importante en los mercados occidentales y se asegura un buen lugar en los orientales. Este período de apogeo cubre así la mayor parte del reinado de Augusto.

Durante este momento histórico, las piezas son de gran belleza y perfección en cuanto a brillo, color y homogeneidad en sus acabados, la producción de esta época, muestra una gran uniformidad en cuanto a características de arcilla, decantación de la misma, calidad de engobe y temperatura de cocción.  Y es en este periodo también cuando se empieza su fabricación con moldes.

Este tipo de producción tiene su decadencia a finales del siglo I, cuando ya se abren grandes industrias de producción en el sur de Francia, y en otros lugares de Italia.

En sus primeros momentos la Sigillata de alta calidad se destinaba a uso casi exclusivo de una clase social bien posicionada y ciudadanos de influencia social y política, pasando un poco más adelante a ser de uso masivo, para la gente de a pie, y para la tropa.

Gala

También conocida en Arqueología como sudgálica.

Este tipo de piezas de sigillata acaban siendo de producción masiva, sobre todo en el más grande y reconocido centro de la época Romana, “La Graufesenque”, que invade a lo largo del siglo I, y parte del II, casi todo el imperio Romano.

Dicho Yacimiento se encuentra en el sur de Francia, cerca de la población de Millau. Y es una de los más reconocidos por su volumen de producción. Al mismo tiempo que su fama lo clasifica como un gran fenómeno económico de la antigüedad greco-romana

Otros sitios como Montans y Banassac, Lyon, también son reconocidos por su abundancia y calidad de trabajo.

Ceramicas de la Graufesenque - Francia
Ceramicas de la Graufesenque – Francia

Hispánica

Se les llama así a los distintos puntos de producción y a las Sigillatas hechas en Hispania, (España), casi siempre con las influencias de las itálicas y gálicas.

Su momento de aparición se puede fijar en la segunda mitad del siglo I d.C.

Los Alfares más importantes, se sitúan en el valle del Ebro, la Rioja y en el valle del Duero.

Terra Sigillata Hispanica.
Terra Sigillata Hispanica.

Africana

Se fabricaron en el norte de África desde el siglo I hasta el VII d. C. El área de producción se sitúa en el África Proconsular y Mauritania, de Argelia a Libia y la actual Túnez.

La terra sigillata africana se distingue de las otras producciones por el característico tono anaranjado o rojo‐anaranjado.

Fabricadas principalmente a torno, predominan las formas lisas sobre las decoradas.

Cómo se hace la Terra Sigillata

Es difícil saber a ciencia cierta como nuestros antepasados fabricaban la sigillata, y sigue siendo motivo de controversia en nuestros días, desde el campo de la arqueología se puede discernir su cronología, diferentes tipos, lugares de fabricación, etc., pero sigue siendo complicado saber con certeza sus métodos de obtención.

Se puede constatar que para este proceso es necesario hacer una decantación de la tierra mezclada con agua, y que la arcilla tiene que perder la mayor parte de su partícula gruesa para que sea lo más refinada posible.

Existen diferentes teorías al respecto, y quizás la más extendida es la que se explica en el yacimiento francés de La Graufesenque.

Ellos aluden a que los antiguos alfareros de esa zona, fabricaban el engobe por arrastre, o levigación, cuentan que ponían un sistema de cañerías de bajaban desde lo alto de una ladera a modo de serpentín, y que desde arriba tiraban la arcilla mezclada con agua para que cuando llegara abajo ya hubiera dejado en el camino una gran parte de las partículas gruesas.

También se explica que podían hacer esta labor varias veces hasta obtener la finura deseada.

Otras teorías, hablan de la introducción de cenizas, tainos de la naturaleza, o materias primas que contengan sodio, y por mediación de estos elementos se podía producir la separación de la partícula, quedando las mas finas flotando en el agua y las demás caídas en el fondo formando un poso que se desechaba después.

Otra teoría un poco más peregrina nos cuenta que se introducía orina en la mezcla para proceder a la separación de la partícula, desde mi punto de vista, la veo poco práctica, pero no descartable, ya que la orina suele tener componentes que pueden ayudar a este proceso

También es posible pensar que no fuera una sola cosa, si no la mezcla de algunas de estas teorías las que llevaron a los alfareros de la antigüedad a realizar unas de las cerámicas más bonitas que se han hecho hasta ahora.

En nuestros días los ceramistas que trabajamos con estos engobes, normalmente utilizamos productos químicos derivados del Sodio para hacer las decantaciones, pero este apartado lo dejo para otro articulo a modo de continuación, en donde hablare de las sigillatas y los engobes decantados en la cerámica contemporánea.

Cerámica de la Grafunseque, textos e inscripciones de los alfareros.
Cerámica de la Grafunseque, textos e inscripciones de los alfareros.

Fuentes bibliográficas

  • Mercedes Roca Roumens:  Introducción al estudio de la Sigillata.
  • Dragendorff, H: Terra Sigillata.
  • Wikipedia

Author: Miguel Molet

Desde el año 1994 combino la elaboración de mis piezas con la docencia. En esta web podrás conocer mi trayectoria, ver la mayoría de mis trabajos y adquirir algunas de las piezas que elaboro en mi taller o reservar tu plaza para los cursos que organizo periódicamente.

Abrir chat
1
Hola, ¿puedo ayudarte? escríbeme un WhatsApp y te contestaré lo antes posible